(Bloc) Party’s almost over

(Bloc) Party’s almost over

Monkeysfaction se pone el traje de hermano mayor para reconducir a unos cuantos músicos al buen camino, recordándoles que “colega, tú antes molabas”. Los próximos cinco días vamos a repasar las épocas mejores de los que ya no están en su mejor momento de forma.

Los encargados de abrir la categoría son unos que no fueron tan buenos como parecieron ni son tan malos como podría parecer ahora: Bloc Party.

Kele Okereke y compañía asombraron al mundo con el indie – rock (odiosas etiquetas) de Silent Alarm, su primer álbum, en el que jugaron con los tiempos y las intensidades. Aunque algunos despertaron del sueño de la pretendida genialidad con la dudosa capacidad del cuarteto para ejecutar su sonido en los directos, el segundo álbum A Weekend in the City seguía la estela del exitoso pasado.

Para los que nos resistíamos a aceptar la dura realidad, bastó asistir al bochornoso espectáculo del Summercase 2007 en Madrid. El afán de notoriedad del guitarrista obligó a la banda a abandonar el escenario de manera prematura, y aunque después volvieron para completar el concierto, el público no resistió tanta vergüenza ajena y la mayoría optaron por migrar a la carpa donde LCD Soundsystem ofrecieron uno de los mejores recitales del fin de semana. Ese día quedó claro que Bloc Party era un grupo para disfrutar en disco y en playback.

Sin embargo, la esperanza se desvaneció con Intimacy. Aunque la crítica no quiso hacer leña del árbol caído, Bloc Party dejó de recibir premios y acaparar halagos con un álbum en el que se quisieron acercar más a la electrónica.

El experimento no pareció gustarles en exceso ya que, tras este disco, decidieron tomarse un descanso al más puro estilo Ross y Rachel. En el intervalo, se multiplicaron los improperios y los rumores de odios y resentimientos. Mientras Okereke publicó un álbum que pasó por estos lares sin pena ni gloria, sus compañeros emprendieron proyectos alternativos y el guitarrista llegó a girar con Ash.

En 2011 decidieron retomar el contacto y comenzaron a trabajar en Four, “curiosamente” el cuarto álbum de la banda, que fue lanzado un año después. Con sensatez optaron por no tocar en directo por un tiempo (quizá para tomar clases…) y en 2013 vuelven a la actividad de antaño con un trabajo que no es tan lúcido como los dos primeros, ni tan desastroso como el tercero. Al fin y al cabo, Alex Kapranos no podía estar tan equivocado cuando quedó ensimismado por la maqueta que le habían pasado unos niños bien londinenses en 2003.

Baldo Platillos

Anuncios

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: