Los trigueros se cuecen en el asfalto

Los trigueros se cuecen en el asfalto

Ante la proliferación de festivales que inundaban la península ibérica, los más vetustos necesitaban proyectarse más allá de cómo y dónde surgieron. De un evento paralelo a las fiestas del pueblo granadino que le vio nacer, Huétor Tájar, el Espárrago Rock formó parte de la burbuja económica que se levantó alrededor de estos eventos veraniegos. Incluso se pueden establecer ligeros paralelismos con la “otra” gran burbuja que asolaba el país a finales del siglo XX y principios del XXI.

Se levantaban enormes recintos en sitios poco acondicionados. Las infraestructuras era tan escasa y la situación tan ridícula que los asistentes tenían que hacer cola hasta para disfrutar de unos momentos de sombra. Esto es lo que más le llamó a vuestro humilde cronista de la única vez que se atrevió a asistir este evento concreto. Si unes que se celebraba en pleno julio, en aquella ocasión en Cádiz (a día de hoy se celebra en Granada , como antaño), en el maravilloso (pero poco amigo de la vida humana) circuito de Jerez, y como en todo gran festival, los conciertos comenzaban a las 5 de la tarde (a la fresca vamos) aquello más que gozo y disfrute era más bien un sálvese quien pueda.

De aquella edición guardo en mi frágil memoria aquellos primerizos Sunday Drivers a punto de pegar el pelotazo, al gran Iggy sin sus iguanas, a Shirley Manson de blanco impoluto, a un Enrique Bunbury haciéndose valer ante un público poco receptivo pero que le acabó vitoreando, el cierre del festival más marchoso que recuerdo con Big Soul… y por encima de todo esto, incluyendo el extenuante calor, me quedo con la actuación más impresionante que recuerdo en mi largo historial de conciertos. En aquel 2002 pude disfrutar del gran Enrique Morente que junto a Largartija Nick interpretaron el maravilloso disco homenaje a Federico García Lorca llamado Omega. Los pelos como escarpias cada vez que escucho ese “Me condenaron a veinte años de hastío por intentar cambiar el sistema desde dentro” que me retrotrae a aquel momento.

Ahhh… y alguno que otro (que sé que nos lee) se acordará de aquel ¡¡¡oye picha, que hora ehh!!!, que ya explicaré a su debido momento.  Os dejo con el vídeo del eterno Enrique Morente.

Gorgeous George

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: