Apoteosis final

Apoteosis final

¡Ha llegado el día! Muse tocan esta noche en Barcelona y en Monkeysfaction, aunque nos quedamos sin verlo, queremos celebrarlo con quienes van, con quienes se quedan con las ganas y con quienes, simplemente, pasan. Y lo conmemoramos, precisamente, con dos de los discos previsiblemente más presentes en el espectáculo de hoy: The Resistance  y The Second Law.

En mi opinión (espero vuestros comentarios criticándome. Si no llegan, asumiré que estáis de acuerdo conmigo), estos dos álbumes suponen el después de la carrera de Muse. En una trayectoria en la que cualquier tiempo pasado fue tan bueno como el presente, es difícil decidirse por un momento, por un disco o por una canción. Sin embargo, la evolución es indudable y su proceso de madurez musical los han llevado de ser comparados con Radiohead a ser asemejados a Queen. ¿Alguien puede elegir entre la banda de Freddie Mercury sobre la de Thom Yorke? Del mismo modo, a mí me resulta imposible decantarme por Origin of Simmetry sobre The Resistance, o viceversa. Aunque a veces sí echo de menos aquellas explosiones de fuerza de los conciertos de principios de siglo, disfruto como una enana con los apoteósicos derroches de épica de los espectáculos actuales.

Y ahora sí que sí, es el momento de hablar de los discos. The Resistance, publicado en 2009, ha sido uno de los álbumes de Muse más celebrado por la crítica. Desde el single “Uprising”, uno de los temas favoritos de nuestro Gorgeous, hasta la final sinfonía en tres partes, The Resistance es un disco diferente a los anteriores, valiente, delirante y, por qué no decirlo, culto. Cierto que es el disco publicado tras la colaboración de Muse en la saga adolescente “Crepúsculo”, cierto que esa colaboración llevó a muchas niñas a las primeras filas de los conciertos de la banda, cierto que el grupo ha sabido hacer que esas nuevas generaciones bieberianas tarareen, sin saberlo, una aria de la ópera de Sansón y Dalila de  Camille Saint-Saëns.

Sólo tres años después llegó a las tiendas The Second Law. Lo que para muchos seguidores ha supuesto el divorcio definitivo con la banda, para otros es sólo un paso más en la carrera de un grupo que busca remover conciencias a ritmo de himnos y letras comprometidas y de denuncia. Sin embargo, la llegada del amor y del primer vástago también están presentes en un disco quizá más meloso de lo esperado, pero que ha repetido el final de The Resistance con una composición en varias partes. Un aparte merecen las composiciones de Chris Wolstenholme, que tras años de lucha, por fin se ha decidido a escribir sus primeras canciones y a interpretarlas en directo.

En definitiva, estos dos discos han servido a Muse para asentarse como una de las bandas más relevantes de la actualidad. Aunque parecía que el culmen de este momento dulce de los de Devon llegaría con el encargo del himno de los Juegos Olímpicos de Londres, el espectáculo que ofrecieron hace unos días frente al Palacio de Buckingham con motivo del preestreno de World War Z hace pensar que el techo aún queda lejos.

Baldo Platillos

Anuncios

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: