Nº Uno

Nº Uno

Mientras devoramos unas espectaculares tripas a modo de Oporto (¿aún no habéis visto las fotos en Facebook y Twitter?), continuamos desentrañando las tripas musicales del país que nos acoge. Entre tanto crack de la guitarra portuguesa, precisamente vamos a destacar a un crack de la versión eléctrica: el único e incomparable Nuno Bettencourt.

Más conocido como artífice de More than words, el guitarrista de Extreme es, posiblemente, el guitar hero con más gusto de quienes tienen a bien autodenominarse como tal. Lejos de solos eternos y chirridos agudos, la meteórica carrera de Nuno pronto lo descubrió como un talento a tener en cuenta. A pesar de que sus primeras opciones musicales fueron, por este orden, la batería, el bajo y los teclados, a los 14 años descubrió la guitarra, instrumento del que no se ha separado desde entonces. No obstante, suponemos que el resto de los instrumentos no se le deben de dar del todo mal. De hecho, no dudó en coger las baquetas para grabar la batería en algún disco que otro.

Reconvertido en la actualidad en músico mercenario para muchos, incluida Rihanna, Nuno le debe su fama a Extreme. El grunge aún no había hecho acto de presencia cuando Gary Cherone propuso a Nuno que se uniera a su grupo, The Dream, antes si quiera de haberle oído tocar. Esa melena al viento y esos rasgos indígenas bastaban al portugués para llevárselos a todos de calle… El entendimiento fue tal que, sólo dos años más tarde, la nueva formación firmó con A&M Records. Meses después telonearon a Aerosmith y sólo necesitaron de un año más para publicar su primer álbum, Extreme.

El disco pasó desapercibido para el público, pero no para los críticos ni para el mundillo de la música, quienes uno tras otro cayeron a los pies del “nuevo Van Halen”. Hasta Washburn decidió sacar una edición signature de su N4 en homenaje a la melena más envidiada al oeste de la frontera.

Ya en 1990, Extreme lanzó el álbum más exitoso y recordado de su carrera Pornograffitti (Extreme II: A Funked Up Fairytale). Aunque los proyectos de colaboraciones llegaban por todas partes, el gran público conoció a Nuno con More tan words, la perfecta balada explotada hasta el extremo en bodas y de cuyos réditos ha vivido largo tiempo el guitarrista.

Con el reconocimiento de crítica, público y profesionales, la cara (y pecho) del guitarrista comenzaron a estar por todas partes. La Nuno – manía inundó Estados Unidos y tanto él como sus compañeros se pasearon por todos los escenarios del mundo. En sólo tres años, Nuno había pasado de ser un chaval que se iniciaba en el mundo de la música a tocar en el homenaje a Freddie Mercury en el londinense estadio de Wembley.

Por suerte, y tras unos años en que cada uno de los miembros de Extreme se dieron un descanso para dedicarse cada uno a lo suyo, cantante, guitarrista y bajista se han vuelto a reunir para deleite de sus seguidores. No obstante, esos años de divorcio sirvieron para que Nuno nos regalara un trabajo en solitario que aunque no es una obra maestra, contiene temas que son una auténtica debilidad para un servidor. Disfrutad de Nuno (en todos los aspectos) y no olvidéis seguir las peripecias de Monkeysfaction en Portugal en Facebook y Twitter.

Baldo Platillos

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: