Me pica un huevo de gallo

Me pica un huevo de gallo

Si ayer hablábamos de Top of the Pops como vergonzoso ejemplo de programa de actuaciones musicales con evidentes carencias técnicas, por estas latitudes no nos quedamos atrás y nos sobran los ejemplos de músicos que se vieron reconvertidos en mimos. Allá en los 80, ni las mentes más progres del país pudieron escapar del playback y Germán Coppini, por aquel entonces al frente de Siniestro Total, se lo tomó con buen humor. Qué mejor que cantar Me pica un huevo a la cresta de un gallo de plástico .

Quizá a más de uno sorprenda ver a alguien distinto a Julián Hernández como voz cantante de los vigueses Siniestro Total. Sin embargo, Julián Hernández fue la tercera opción al micrófono. Antes que él, el Golpe Bajo Germán Coppini y Miguel Costas. Este último no tuvo un debut afortunado. Después de que Germán Coppini sufriera una herida en la pierna por un ataque indiscriminado procedente desde la primera fila durante un concierto, Costas fue el elegido para relevarle en la siguiente actuación en una sala leonesa. Justo en el momento de subir al escenario, una chica un tanto pasada estampó un pesado cenicero de cristal en la cabeza del nuevo cantante, quien tuvo que escuchar el concierto desde la enfermería.

Por desgracia para los vigueses, el incidente de León no fue un incidente aislado, sino la tónica habitual. Los asistentes a los conciertos de Siniestro Total solían aprovechar la ocasión para desfasar y las agresiones a los músicos se sucedieron hasta que más de uno se planteó no volver a tocar en directo. A pesar del dolor, el punki entre los punkis Miguel Costas se limitó a pedir al público que se terminaran las cervezas antes de tirar las latas.

A pesar de los riesgos que suponían las actuaciones en directo, ésta no fue la razón que llevó a los de Vigo a hacer playback en Caja de ritmos. Los motivos fueron las exigencias de una TVE en pleno proceso de adaptación a la nueva sociedad española. Caja de ritmos fue uno de los altavoces más potentes de La Movida y, por ende, de una nueva juventud que anhelaba nuevas libertades que poco antes sólo podían ser soñadas. Caminar en el límite entre la modernidad que reclamaban las nuevas generaciones y el conservadurismo reaccionado que aún imperaba en las instituciones, tornó en ejercicio peligroso y las consecuencias fueron desproporcionadas tanto para el programa como para su director, Carlos Tena.

Algún día os contaremos las vicisitudes a las que se enfrentaron Caja de ritmos y Carlos Tena, y echaremos un vistazo a la relación entre la música y la televisión en España. De momento, os dejamos con el sentido homenaje que Hernández, Coppini y compañía rindieron al London Calling de The Clash en el single de Me pica un huevo. Muy grandes.

me pica un huevo

Baldo Platillos

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: