Estrella fugaz

Estrella fugaz

Monkeysfaction despide una semana raruna para nosotros con una de las voces más memorables de la España de los 80. El asturiano Tino Casal cierra nuestro mini homenaje a los dioses del falsete.

En medio de ese ámbito de color exagerado y exaltación del sueño de unas libertades que hoy vemos cómo desaparecen, surgió de repente un artista polifacético y excesivo que parecía haber estado guardando su talento hasta que los tiempos estuvieron a su altura.

Tras unos primeros años en bandas ovetenses que poco tenían que ver con su posterior estilo, Casal abandonó la música y viajó a Londres para desarrollar su faceta como pintor. El viaje le introdujo en el mundo del glam y Casal supo hacer de la estética su manera de vida. En su regreso a España, la suerte le sonrió y tras unos primeros trabajos en la producción (que incluyen algún trabajo de los Obús del saltador Fortu), un primer contrato discográfico le dio la oportunidad de grabar sus propias composiciones así como versiones de canciones de la música anglosajona, como la Eloísa de más arriba.

En aquellos tiempos en los que los conciertos eran un imprescindible en la programación de las discotecas de moda, el leonino Casal hizo su agosto pisando el escenario noche sí y noche también. Las rentas de su éxito le llevaron a costear parte de la producción de Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón del también excéntrico Almodóvar. Ya tenemos tres pilares básicos de la Movida: Casal, Almodóvar y una jovencísima Alaska que ya apuntaba maneras meando sobre Luci en una escena del filme.

El cuarto es, sin duda, los excesos, palabra que define como ninguna otra la década de los 80 y la personalidad de Casal: El artista estuvo a punto de morir tras un esguince de tobillo que se negó a tratar para no cancelar su gira y que acabó en necrosis. Otra característica del asturiano era la acidez: se refería a Gabinete Caligari como Gabinete Cagalera, a Radio Futura como Radio Tortura, y a su canción Pánico en el Edén, Pánico en la sartén.

Por su puesto, su extremismo también influyó en su estilo recargado, con su trono, tigres y cocodrilos. Así era el gran Tino Casal, quien quiso quedarse en una década que pareció diseñada especialmente para él y sus provocaciones. O quizá fue él quien se amoldó como nadie a la década en la que todo estaba permitido, hasta que un alcalde apoyase el botellón ante quienes miraban con recelo.

Si os preguntáis por la ausencia Gorgeous, nuestro también polifacético compañero anda ocupado con sus proyectos musicales, pero promete volver pronto. Si no aguantáis hasta su regreso, podéis acercaros esta noche a Sigüenza (Guadalajara) donde The Loords ofrecerán otro homenaje a Jim Morrison y compañía. Será en las proximidades de la Casa del Doncel o en el bar Travesañas en el caso de que la lluvia quiera arrebatar protagonismo al cuarteto. ¡Buen fin de semana!

Baldo Platillos

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Trackbacks / Pingbacks

  1. Mueve tu cucu, Mick | monkeysfaction - 07/10/2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: