Del gallo de Oklahoma al chicken man de la M60

Del gallo de Oklahoma al chicken man de la M60

En Monkeysfaction izamos la bandera blanca y nos rendimos sin condiciones ante los maestros de la canción que han encontrado el momento para denunciar las perversiones de la guerra. Hay quienes increpan a los gobiernos que las crean, quienes maldicen a los líderes que las incitan y quienes, simplemente, se limitan a narrar la dura realidad de quienes no pueden volver a la normalidad tras haber sido convertidos en mano ejecutora de las calamidades de los conflictos bélicos. Éste es el caso de Alice in Chains.

Incluida en el álbum Dirt (1992), Rooster cuenta cómo vivió el guitarrista Jerry Cantrell la marcha de su padre a la Guerra de Vietnam y cómo este conflicto cambió para siempre la relación que existía entre ellos. A pesar del mimetismo que mantuvo siempre Cantrell padre sobre lo que vio y vivió en Vietnam, el guitarra de la oscuridad hecha grupo de música siempre fue consciente del dolor y de la transformación de su progenitor. En una anécdota que hace saltar las lágrimas, Cantrell explica cómo se emocionó su padre al escuchar por primera vez la canción compuesta por su hijo en el concierto que dieron como teloneros de Iggy Pop.

Él estaba en la parte de atrás del público y escuchó la letra. Por supuesto, nunca estuve en Vietnam y él nunca habló de ello, pero cuando escribía la canción me sentía bien… como si mis palabras fueran lo que él pudo haber sentido o pensado. Recuerdo que cuando la tocamos, él estaba detrás del técnico de sonido y pude verle. Llevaba su Stetson (sombrero de vaquero) y sus botas de cowboy – es un auténtico hombre de Oklahoma – y al final, se quitó el sombrero y lo sostuvo en el aire. Y había estado llorando todo el tiempo. Esta canción significa mucho para mí.

… Y también para su padre. El gallo (rooster) a quien estaba dedicada la canción no dudó en participar en la grabación del vídeo promocional. Seguramente debió de sentirse tan identificado con las palabras de su hijo que, por primera vez desde que volvió de la guerra, habló de su experiencia en Vietnam. Y lo hizo durante 45 minutos y ante la cámara del propio director del videoclip, Mark Pellington (conocido no sólo  por grabar muchos vídeos en el Seattle de la época, sino también por ser el realizador de Arlington Road).

Como denuncia el vídeo, por suerte para Cantrell, su padre pudo decidir sobre qué contaba y qué no y él no tuvo que vivirlo en primera persona. Demasiado se habla de los traumas de los veteranos de guerra (estadounidenses) y muy poco de todas las personas que padecen los conflictos bélicos en sus calles, en sus parques y en sus casas.

Baldo Platillos

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: